Muestra "Argentina, los judíos y la diversidad cultural"

Otros -

11 a 18:30hs

En el mundo moderno existen distintas formas de gestión de la diversidad cultural. A veces, las minorías religiosas, lingüísticas o étnicas deben reemplazar sus pautas culturales por las del grupo social dominante. Se les impone así una lengua, una historia oficial y un conjunto de valores con los que se identifica la nación. En esta forma de integración de las minorías, conocida como asimilacionismo, los “otros culturales”, sean pueblos originarios, sean colectividades de inmigrantes, pierden una parte o la totalidad de su bagaje cultural. El segundo camino consiste en aceptar a las minorías sin obligarlas a que abandonen los rasgos que las distinguen. El Estado pluralista o multiculturalista se asume como garante de la diversidad y debe velar por el derecho a la diferencia. Sin embargo, algunas sociedades multiculturales muestran una escasa integración entre los distintos grupos, que pueden incluso entrar en serios conflictos unos con otros. Al tercer camino se lo conoce como interculturalismo. El Estado garantiza el derecho a la diferencia, sólo que, atento a fomentar una coexistencia pacífica y apoyada en el mutuo conocimiento, favorece también la integración A la luz de estas consideraciones, ¿qué podemos decir acerca de las distintas formas de gestión de la diversidad cultural en la historia argentina? ¿Qué papel jugaron el Estado y la sociedad mayoritaria a la hora de aceptar, integrar o rechazar a las minorías? En “Argentina, los judíos y la diversidad cultural” observaremos distintos momentos de la relación entre el Estado, la sociedad y una minoría étnico-religiosa específica. No pretendemos dar una mirada concluyente sobre un tema tan vasto, sino más bien continuar con una discusión que es tan antigua como la Cuestión Judía.

sesiones relacionadas